¿Qué tipo de colchón elegir?

colchon

Un buen colchón cambia tu sueño… ¡Y un buen sueño cambia tu vida! Entonces, ¿qué colchón debe elegir para levantarse con buen pie cada día? Le guiamos a través de los diferentes tipos de colchones para ayudarle a hacer la mejor elección.

Desde el colchón de látex hasta el colchón médico y el clásico colchón de espuma… Hay muchos tipos de colchones entre los que elegir. El truco está en encontrar el adecuado. Hemos elaborado una guía de compra para ayudarte a decidir qué colchón elegir.

¿Cuál es el mejor tipo de colchón?

Hay muchos tipos de colchones. Todos están hechos de diferentes materiales y ofrecen diferentes niveles de dureza. Todos los tipos de colchones tienen sus ventajas e inconvenientes. Por tanto, debe elegir su colchón en función de varios parámetros (peso, posición preferida para dormir, temperatura de la habitación y comodidad que le ofrece). El mejor tipo de colchón es, por tanto, una cuestión muy subjetiva, ya que el colchón perfecto no existe. Tienes que encontrar el que mejor se adapte a tus gustos y a tu físico. También es bueno saber que un buen modelo tiene una vida útil de unos 10 años…

Léer mas : ¿Qué colchón elegir para un bebé?

Diferentes tipos de colchones

Podemos ayudarle a elegir el mejor tipo de colchón. Se repasan los diferentes tipos de cama: el colchón de látex, el colchón de muelles, el colchón de espuma, el colchón de agua, el colchón médico y el colchón de aire.

Colchones de látex

Los colchones de látex son de origen natural o sintético. Suelen ser duros, pero lo suficientemente suaves para ser cómodos. Puede encontrar más información en nuestro artículo sobre los colchones de látex.

Colchones de muelles

Los colchones de muelles, embolsados o no, son un clásico. Este tipo de colchón ofrece una gran elasticidad y una resistencia real. Puede encontrar más información en nuestro artículo sobre los colchones de muelles.

Colchones de espuma

Los colchones de espuma son ligeros y mucho más fáciles de transportar que otros tipos de colchones. Tienen una serie de ventajas que puedes conocer en nuestro artículo sobre los colchones de espuma.

Camas de agua

Las camas de agua son especiales y entran en la categoría de colchones especiales. Para más información, puede leer nuestro artículo sobre las camas de agua.

Colchón médico

El colchón médico, ya sea antiácaros u ortopédico, es un tipo especial de colchón. Eche un vistazo a la página sobre colchones especiales para obtener más información sobre el colchón médico.

Colchón de aire

El colchón de aire puede utilizarse como colchón adicional, pero es mucho menos cómodo que otros tipos de colchones. Por lo tanto, no puede utilizarse a diario, ya que puede afectar a la calidad del sueño. Más información en nuestra sección de colchones especiales.

Qué colchón elegir: la prueba en la tienda es esencial

Tómate el tiempo de probar tu futuro colchón. No olvide que dormirá sobre él todas las noches durante unos diez años. Sentarse y apoyarse en él sólo unos instantes no le dará una idea exacta de lo cómodo que se sentirá cuando se tumbe en él. Así que atrévete a acostarte. Pruebe las diferentes posiciones que utiliza cuando duerme. Prueba también las otras: boca abajo, boca arriba, de lado…

Si es posible, haz que alguien te acompañe para que pueda comprobar que tu columna vertebral está recta cuando te tumbas en el colchón.

Si buscas el mejor tipo de colchón para ti y para tu pareja, id juntos a la tienda y buscad una solución que os convenga a los dos.

¿Cuál es el grosor adecuado para un colchón?

colchon

El grosor del colchón nunca debe ser inferior a 12 cm, independientemente de su dureza y composición.

Si es posible, se debe preferir un grosor de colchón de al menos 16 a 18 cm para los rellenos de espuma o látex, para que los hombros puedan hundirse en el colchón. En cuanto a los colchones de muelles, nuestras pruebas demuestran que ya hay buenos colchones a partir de 20 cm. Además, cuanto más pesado seas, más grueso debe ser el colchón.

Sin embargo, el grosor del colchón no siempre es garantía de mejor calidad. Por ello, es importante conocer los diferentes tipos de colchones. A continuación encontrará más información sobre los tipos de colchones para un soporte óptimo.

Soporte corporal

El grosor de un colchón está estrechamente relacionado con el apoyo adecuado del peso de su cuerpo: el colchón debe ser lo suficientemente duro para proporcionar un apoyo eficaz y cómodo, pero también respetar la curvatura natural de la columna vertebral. Aunque a menudo oímos que un colchón duro es mejor para la espalda, esto no siempre es cierto. Nuestras pruebas demuestran que los fabricantes tienden a etiquetar sus colchones como «más duros» de lo que realmente son. También comprobamos que hay colchones que ofrecen un buen soporte corporal en todas las categorías (desde los muy blandos hasta los muy duros), al igual que los hay malos en todas partes.

Aunque la preferencia personal desempeña un papel importante, es muy importante que el colchón ofrezca un buen apoyo al cuerpo. Esto puede variar de una persona a otra, ya que la estructura corporal y el peso influyen.

Un buen colchón se amolda a su cuerpo, distribuye el peso uniformemente sobre la superficie y sostiene su columna vertebral de forma eficaz.

Si el colchón es demasiado duro, no se adaptará completamente a la forma del cuerpo y habrá una mala distribución del peso corporal en toda la superficie.

El cuerpo se hunde en un colchón demasiado blando y la columna vertebral no está bien sujeta.

Para determinar si un colchón le ofrece el apoyo adecuado, es necesario ir más allá de la cuestión del grosor correcto del colchón. Es necesario probarlo. Es conveniente que te acompañe una segunda persona que pueda comprobar si tu columna vertebral está recta cuando te tumbas en el colchón.

¿Qué elegir: colchón individual o doble?

Entonces, ¿qué hay que hacer cuando dos personas de diferente constitución comparten la misma cama? En lugar de elegir un colchón doble que represente un compromiso entre sus propias necesidades, pueden optar por 2 colchones sobre una base única. Esta configuración les permitirá tener diferentes tipos de colchones para que cada persona se beneficie de un apoyo adecuado.

Las proporciones de la sensibilidad de una persona a los movimientos de la otra también varían. Nuestra prueba de «elasticidad puntual» muestra que hay diferentes colchones que ofrecen una influencia muy limitada de una persona a otra. También en este caso, lo mejor es probarlo: ir juntos a la tienda, tumbarse en el colchón y ver lo bien que el colchón amortigua tus movimientos. La cuestión de si utilizar un colchón individual o doble será aún más importante.

Colchón individual

Ventajas

  • Mejor calidad de sueño gracias a un colchón más adecuado
  • Perfecto para los somieres ajustables
  • Más fácil de transportar

Desventajas

  • El «hueco» entre los dos colchones
  • Solución más cara al final

Colchón doble

Ventajas

  • Mayor sensación de superficie para dormir
  • No hay «hueco» entre los dos colchones
  • Solución generalmente menos costosa

Desventajas

  • Más riesgo de sentir a su pareja moverse durante la noche
  • No apto para lamas ajustables
  • Más difícil de transportar

¿Qué materiales debo elegir para mi colchón?

Descubra los tres principales materiales de los colchones: muelles, látex y espuma. Una visión general de los diferentes colchones, sus ventajas y desventajas.
Colchones de muelles

Mejor colchon

Muelles

Los muelles son un material clásico para los colchones. Asegura la elasticidad y la solidez.

De hecho, los muelles permiten una buena ventilación. Esto hace que los colchones de muelles sean especialmente adecuados para las personas que sudan mucho o que viven en zonas muy calurosas en verano. Alrededor de los dos extremos de los muelles hay una o varias capas de espuma.

Los colchones de muelles ensacados son los más populares de todos los colchones de muelles. Sin embargo, existen otros tipos.

Colchones de muelles Bonnell

Los muelles Bonnell son bicónicos, es decir, con forma de reloj de arena. En comparación con los muelles cilíndricos, estos muelles pueden moverse y permanecer estables sin movimientos laterales. Pertenecen al segmento más sencillo y económico. Son menos eficaces para absorber las vibraciones que los colchones de muelles ensacados, espuma o látex.

Colchones de muelles LFK

Los colchones con muelles LFK (Leicht Federn Kern) son comparables a los de muelles Bonnell. Sin embargo, estos muelles son más pequeños y tienen formas diferentes (los extremos están abiertos). El número de muelles por metro cuadrado también es mayor.

Colchones de muelles continuos

También hay colchones que contienen un solo muelle, llamado «muelle continuo». En lugar de tener diferentes muelles independientes, se utiliza un único muelle, a partir del cual se fabrica toda una estructura de muelles. La idea es que el peso no se concentre en unos pocos muelles, sino que se distribuya por todo el colchón.

Colchones de muelles ensacados

Por último, algunos colchones son de muelles ensacados. Cada muelle está envuelto en una bolsa de tela. Estas bolsas se guardan y se atan firmemente para evitar que choquen entre sí y provoquen crujidos a largo plazo. Gracias a la utilización de muelles de diferente resistencia, este tipo de colchón es adecuado para soportar diferentes zonas ergonómicas.

Colchones de látex

Por supuesto, el látex también es uno de los materiales de los colchones. Se trata de una emulsión natural obtenida del árbol del caucho y que se utiliza como componente principal en la fabricación de colchones. Por supuesto, además de los colchones de látex natural, también existe el látex sintético, que es más barato que el látex natural. Sin embargo, irónicamente, el látex natural sólo se compone de un 85% de látex natural real, mientras que el látex sintético a veces también contiene látex natural.

Pero, ¿cuánto látex hay en un colchón de látex? La respuesta no siempre es clara. Veamos la composición de los diferentes nombres.

  • Colchón de látex: el colchón está compuesto de látex en al menos el 60% de su altura. Hay que mencionar los demás componentes del colchón.
  • Colchones que contienen látex: el contenido de látex del colchón es inferior al 60 % del grosor o a 10 cm. Los otros componentes deben ser indicados.
  • Superficie de contacto con el látex: el colchón está hecho de varios materiales diferentes y sólo la cubierta exterior es de látex.

Los colchones de látex suelen ser duros, pero son lo suficientemente blandos como para adaptarse a la forma del cuerpo. Distribuyen el peso de manera uniforme. Estos modelos están diseñados para personas que se mueven mucho mientras duermen. Los colchones de látex absorben eficazmente los movimientos del cuerpo para garantizar un sueño tranquilo y reparador.

Colchones de espuma

Poliuretano

La espuma es también uno de los materiales de los colchones. Puede tener una densidad, firmeza, elasticidad o permeabilidad diferentes. Las prestaciones de los colchones de espuma son comparables a las de los colchones de látex, pero suelen ser más ligeros y, por tanto, más fáciles de transportar y mantener.

Los colchones de espuma pueden agruparse en tres categorías distintas:

  • Los colchones de espuma de poliéter son colchones de espuma de célula cerrada, que suelen utilizarse como colchones básicos o secundarios. Es mejor evitar el uso intensivo de este tipo de colchones.
  • Los colchones de espuma de poliuretano son colchones de espuma de célula abierta. Las ventajas son varias: mayor firmeza, mejor densidad, mayor duración que los colchones de espuma de poliéter.
  • Los colchones de espuma con memoria son los colchones de espuma de mayor calidad. Se trata de la última innovación en espuma. Como su nombre indica, este colchón «registra» la posición del durmiente, que idealmente debería dormir siempre en la misma posición. Sin embargo, la principal desventaja que debes tener en cuenta es la sensibilidad a la temperatura ambiente. Si no hay calor, el colchón será más duro. Y si durante la noche pasas calor y sudas, el calor se almacenará en el colchón y sentirás cierta humedad. Tenga en cuenta que también se consideran colchones ortopédicos.

Colchones especiales

Hay muchos colchones especiales que desafían a los colchones de látex, espuma y muelles. Ya sean colchones ortopédicos, colchones antiácaros, colchones de futón, colchones de lana o incluso colchones de agua, aquí explicamos su interés.

Colchones ortopédicos

Los colchones ortopédicos («médicos», «de espuma con memoria») pueden ser de látex, espuma o muelles ensacados. En la mayoría de los casos, será incluso una combinación de todos estos materiales. Son adecuados para las personas que permanecen en cama durante largos períodos. Los colchones ortopédicos de espuma viscoelástica también se recomiendan para las personas que sufren dolores de espalda. Esta ropa de cama ergonómica recordará la forma de su cuerpo. Los colchones ortopédicos son caros y no ofrecen ninguna ventaja a las personas sanas. Al contrario, porque impiden el movimiento durante el sueño.

Colchones antiácaros

Los colchones antiácaros están fabricados con materiales especiales. Estos colchones especiales proporcionan un mayor confort respiratorio a las personas alérgicas a los ácaros del polvo mientras duermen.

Colchón de andulación

El colchón de andulación se utiliza de forma no medicinal para mejorar el bienestar general. Todavía no se ha demostrado que sea una cura, pero parece aliviar varios síntomas de enfermedades crónicas. El colchón de andulación emite vibraciones mecánicas y calor infrarrojo, una tecnología relativamente nueva que entra en el ámbito de las terapias «biofísicas».

Colchones antiescaras

Los colchones especiales antiescaras son colchones médicos para personas sin movilidad o con movilidad reducida. Esta ropa de cama garantiza una mejor distribución de la masa del usuario para evitar puntos de presión. Esto es aún más aconsejable si los puntos de presión en la misma parte del cuerpo pueden provocar una escara en el paciente.

Colchones de futón

Los colchones de futón, de inspiración japonesa, son adecuados para quienes aprecian una capa dura garantizada por la delgadez del colchón. Se componen de capas de algodón que, con el tiempo, se endurecen y se vuelven más finas (también se pueden encontrar de lana). No obstante, hay que tener en cuenta que el algodón es un muy buen regulador térmico, que ofrece un confort considerable. Los colchones de futón requieren un cuidado especial y tendrán que ser sustituidos con más frecuencia que los modelos tradicionales. Además, es probablemente el colchón especial más práctico y el más fácil de transportar y almacenar.

Colchones de lana

Los colchones especiales de lana son pesados, difíciles de manejar y no son adecuados para los alérgicos. Además, son especialmente difíciles de mantener. Puntos positivos importantes: estos colchones especiales son firmes y suaves. También proporcionan una excelente regulación de la temperatura y la humedad.

Camas de agua

Las camas de agua son colchones especiales que se adaptan perfectamente a las curvas del cuerpo humano. Esto elimina cualquier punto de presión molesto y promueve la ausencia de movimiento durante la noche. En resumen, proporcionan un buen confort. Por desgracia, las camas de agua son extremadamente pesadas. Si se trata de un colchón doble, el más mínimo movimiento de la pareja crea ondas que evidentemente no pasarán desapercibidas. Además, el material sintético impide que el colchón respire, por lo que no se recomienda para los niños. Por no hablar de las garras de las mascotas, con las que estos colchones especiales no se mezclan bien.

Tienes ahora que saber Cómo elegir una almohada

El sitio Web directoria.es utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad